Alternativas a la sal

La sal es la principal fuente de sodio de nuestra dieta, además, de ser el producto de mesa más utilizado para dar sabor a los alimentos. Sin embargo, su consumo en exceso pueda dar lugar a la aparición de problemas como retención de agua, hipertensión, osteoporosis o cardiovasculares.

Afortunadamente, hoy en día podemos encontrar infinidad de consejos para reducir su consumo diario o bien productos sustitutos de la sal que podemos usar en nuestros platos sin necesidad de perder su sabor. Descubre cuáles son las mejores alternativas a la sal para usar mientras cocinas.

alternativas a la sal

Cómo cocinar sin sal de manera sencilla

A día de hoy, no somos consciente que podemos cocinar con muchas alternativas a la sal que dan sabor a nuestros platos y son mejores para la salud del corazón.

La sal puede parecer una forma fácil de enriquecer los platos, pero con el tiempo puede provocar un aumento de la presión arterial y un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y circulatorias.

Algas, soja o sal elaborada a base de productos naturales son sólo algunos de los sustitutivos que podemos emplear en la cocina y que a la vez sirven para cuidar la salud de los que más queremos. Descubre cómo sustituir la sal con los productos más saludables.

Gomasio

El Gomasio es un producto de origen japonés compuesto de sal marina no refinada (alrededor del 5%) y semillas de sésamo (95%). Esta combinación es ideal para que podamos reducir considerablemente el consumo de sal, además, de asimilarla de manera más rápida.

Por otro lado, destacar que gracias al Gomasio podemos aprovechar todos los beneficios de las semillas de sésamo, ricas en: ácidos grasos, ácidos saturados, vitaminas E, vitaminas B, fibra, calcio, magnesio.

Si estás buscando una forma de sustituir la sal o bien reducir su consumo, te recomendamos el Gomasio, tanto por su sabor, como por se el complemento perfecto de ensaladas y platos calientes.

Salsa de soja

Elaborada a partir de la fermentación de granos de soja tostados y trigo entero en agua salada, la salsa de soja es una de las mejores alternativas a la sal que podemos encontrar hoy en día, siempre y cuando la usemos en medidas proporcionadas, ya que, en su composición la soja contiene un poco de sal.

La salsa de soja es un condimento procedente de la cocina asiática, fácil de digerir y rico en ácidos lácteos, que ayudan a fortalecer la flora intestinal. Además, es una fuente de proteínas, minerales y vitaminas. Un sustituto de la sal perfecto para cualquier receta, no sólo para los platos de la cocina asiática.

Kelpamare

A diferencia de la salsa de soja, el Kelpamare es una salsa 100% vegetal que contiene proteínas de maíz y soja, salsa de soja, sal, extracto de algas marinas kelp (0,1%), así como extractos vegetales, aromatizante natural de cebolla asada y extractos de especias.

Este delicioso condimento realzará el sabor de muchos platos, como sopas, verduras, pasta, ensaladas y platos de arroz. El Kelpamare se elabora mediante verduras orgánicas, salsa de soja y algas.

Sal de apio

Tal y como indica su nombre, la sal de apio es un condimento que se elabora únicamente con apio seco y deshidratado. Una planta rica en sodio biodisponible, un mineral que el cuerpo humano asimila fácilmente.

Una de las ventajas de esta alternativa a la sal es que es muy sencilla de prepararlo nosotros en casa. Aquí está la receta.

  • Cortar en pequeñas rebanadas un tallo de apio. Colocarlas en la bandeja del horno con papel de hornear.
  • Enciender el horno a baja temperatura y dejar que el apio se seque completamente (con la puerta del horno entreabierta, para que salga la humedad) durante al menos 5 o 6 horas.
  • Reducir a polvo fino.
  • Guardar la sal de apio en un frasco herméticamente cerrado.

De esta manera conseguiremos un producto saludable con el que sustituir la sal de cualquier plato.

Sal baja en sodio

Como su propio nombre indica, es un tipo de sal baja en sodio. Generalmente, podemos encontrar este condimento en formato líquido y enriquecido con diversos oligoelementos. Tiene el mismo sabor que la sal pero contiene hasta un 75% menos de sodio.

Este tipo de sal se venden tanto en tiendas de alimentos orgánicos y naturales como en páginas web especializadas. Para saber la cantidad de dosis que podemos utilizar, debemos comprobar las instrucciones del fabricante. Aunque de media, una cucharadita de sal líquida baja en sodio corresponde a una pizca de sal.

Algas

Las algas son una alternativa perfecta de la sal blanca. Al crecer en el agua del mar, absorben todo su sabor y lógicamente son saladas. Existen muchas de emplearlas en la cocina, se pueden añadir para enriquecer ensaladas, platos de pescado e incluso en caldos y sopas.

Además, las algas son una fuente de riqueza en sales minerales, oligoelementos, vitaminas y fibra. Las podemos encontrar frescas o deshidratada tanto en tiendas especializadas en productos naturales y orgánicos y algunos supermercados.

Sus principales variedades son:

  • Nori: este es el tipo de algas que se encuentran en los makis. Ricas en proteínas y calcio.
  • Wakame: se sirven a modo de ensaladas en los restaurantes japoneses. Ricas en minerales con un sabor a mar muy agradable.
  • Lechuga de mar: una excelente fuente de vitamina C y hierro. Generalmente se vende en forma de escamas.